Tratamiento Puntos Rubí en Utrera con Láser Neodimio Yag (Nd-Yag)

Los puntos rubí o angioma capilar son pequeñas lesiones sobre elevadas de color rojo intenso en forma de cúpula. Aparecen en la vida adulta, especialmente a partir de la tercera década de la vida. No es raro que los adultos de 60 años o más tengan 50-100 angiomas en el tronco.

La aparición de estos puntos de color rojo intenso puede resultar inquietante, pero no hay motivos para alarmarse. Estas lesiones inestéticas pueden eliminarse fácilmente mediante nuestro láser vascular.

Pueden aparecer en casi cualquier parte del cuerpo pero normalmente se desarrollan en el tronco y las extremidades superiores. Suelen medir uno o dos milímetros aunque, en casos excepcionales, pueden ser mayores.


Para solicitar una cita o información sin compromiso, puede contactar al teléfono 955 343 407 en horario comercial (09:30 - 13:30 / 16:30 - 20:30) de Lunes a Viernes.

Si lo prefiere, puede solicitar información o cita por whatsapp al teléfono 697 845 502 y se le responderá en horario comercial (09:30 - 13:30 / 16:30 - 20:30) de Lunes a Viernes.  


Los puntos rubí son lesiones benignas que no suelen provocar ningún síntoma. En ocasiones pueden inflamarse y como consecuencia picar y crecer. También pueden sangrar si sufren un traumatismo.

Los puntos rubí no desaparecen de manera espontánea, todo lo contrario, por lo general cada vez salen más. Es frecuente que durante el embarazo puedan aparecer un gran número de lesiones.

Las lesiones que no sean claramente rojizas sino azuladas o negras, provoquen síntomas o tengan un tamaño mayor al de escasos milímetros deben ser valoradas por el dermatólogo para descartar lesiones de naturaleza maligna.

Respecto al tratamiento, es muy eficaz el láser denominado Neodimio-YAG, que es específico de las lesiones de origen vascular. Este láser es selectivo para la hemoglobina presente en los vasos sanguíneos. Toda la energía es captada por la pared de los vasos que forman los puntos rubí de tal manera que se consigue eliminar sin dañar la piel sana circundante. 

El láser es un método rápido, apenas doloroso y que no deja cicatrices. En una sesión se pueden tratar numerosas lesiones. Las lesiones tratadas van desapareciendo progresivamente hasta su completa eliminación en 7-10 días.

Las lesiones eliminadas completamente no vuelven a aparecer. Sin embargo, el tratamiento no evita la aparición de lesiones futuras que el paciente esté predispuesto a desarrollar.

¿CÓMO ES UNA SESIÓN DE TRATAMIENTO CON EL LÁSER ND-YAG?

El tratamiento de los angiomas, cuperosis y otras rojeces con el láser ND-YAG es más recomendable en épocas de menos exposición solar y calor (no indicada en meses de verano). Una sesión dura aproximadamente 20-40 minutos y consta de:

  • Desinfección de la zona de tratamiento y protección ocular.
  • No requiere del uso de anestesia previa ya que es un tratamiento tolerable.
  • Aplicación de tratamiento tópico (mascarillas frías regeneradoras dermoepidérmicas, descongestivas, fotoprotección solar...).
  • Los tratamientos no suelen exceder más de 20-40 minutos por sesión.

¿EXISTE ALGUNA CONTRAINDICACIÓN MÉDICA?

Se realiza una completa historia médica en la primera consulta para analizar posibles contraindicaciones y situaciones especiales de cada paciente, pero como contraindicaciones absolutas tenemos:

  • Personas que toman medicamentos fotosensibles.
  • Antecedentes de cicatrización anómala (queloides, cicatriz hipertrófica...).
  • Embarazadas y menores de edad (se valorará cada caso y con autorización familiar).
  • Enfermedad infecciosa y/o heridas en la zona de tratamiento.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Presencia de tatuajes en la zona de tratamiento.