Cavitación ultrasónica en Utrera

También conocida como la `` Liposucción sin cirugía´´

Los avances tecnológicos han hecho posible el uso de ultrasonidos de baja frecuencia para la reducción de grasa localizada en zonas como las caderas o la papada. El ultrasonido es una alta tecnología de bajo coste que no requiere intervención quirúrgica para cumplir los objetivos de recuperar la forma del cuerpo. La cavitación ultrasonido es una alternativa a la liposucción.



Para solicitar una cita o información sin compromiso, puede contactar al teléfono 955 343 407 en horario comercial (09:30 - 13:30 / 16:30 - 20:30) de Lunes a Viernes.

Si lo prefiere, puede solicitar información o cita por whatsapp al teléfono 697 845 502 y se le responderá en horario comercial (09:30 - 13:30 / 16:30 - 20:30) de Lunes a Viernes.  


La cavitación no debe ser entendida como un tratamiento para la obesidad ya que sus efectos de eliminación de grasa no son tan potentes. Sin embargo, es un complemente perfecto para aquellas personas que han conseguido dejar de ser obesas y quieren eliminar zonas de grasas localizada o dar una mejor forma a su cuerpo.

Cómo funciona la cavitación

El tejido adiposo está especializado en el almacenamiento de energía en forma de grasa. Está compuesto principalmente por los adipocitos, a los que también se les conoce como células de grasa.

La técnica de ultrasonido de baja frecuencia utiliza las ondas de ultrasonido para enviarlas a través de la piel, y penetrar directamente en el tejido adiposo. Al entrar en el tejido graso, lo rompe en pedazos pequeños que causan micro-burbujas que convierten la grasa en una sustancia líquida (este fenómeno se conoce como cavitación). El líquido es entonces fácilmente expulsado fuera del cuerpo mediante el sistema linfático y urinario.

Cuando se hace deporte, se necesita al menos media hora para que tenga lugar la cavitación de forma natural, sin embargo con un tratamiento de ultrasonidos, la grasa comienza a romperse desde el minuto uno.

Otro de los beneficios de la cavitación es que no neceista de anestesia ni cirugía, ya que es un tratamiento indoloro y no invasivo.

Beneficios de la Cavitación ultrasónica:

- Elimina las toxinas.

- Mejora la circulación sanguínea.

- Elimina la celulítis.

- Tonifica los músculos.

- Elimina la grasa localizada.

- Reduce el contorno de nuestra piel.

- Piel más terza y elástica.

La Cavitación ultrasónica se puede realizar en:

- Abdomen.

- Brazos.

. Glúteos.

- Piernas.

- Lumbares.

Resultados de la Cavitación ultrasónica:

Resultados visibles desde la primera sesión.

Cuantas sesiones de Cavitación se necesitan

Una sesión típica tiene una duración máxima aproximada de 30 minutos (20 minutos de ultrasonido eficaz) dependiendo del paciente y del área tratada. El intervalo necesario entre cada sesión es de una semana aproximadamente.

Por lo general se necesita un total de 6 a 10 sesiones de media para lograr los resultados deseados en función de la zona tratada y el paciente.

Las ventajas de la Cavitación Ultrasónica:

Estas son algunas de las ventajas de la cavitación ultrasónica:

  • Tratamiento no invasivo.
  • No requiere hospitalización ni anestesia.
  • No hay cicatrices ni marcado de la piel.
  • Escaso malestar.
  • La eliminación de la grasa se hace a través de un proceso natural.
  • 30 min por sesión (20 minutos de ultrasonido eficaz).


Contraindicaciones de la Cavitación:

A continuación detallamos algunas de las contraindicaciones más comunes para la cavitación estética. No se debe iniciar nunca un tratamiento si se dan algunas de estas condiciones:

  • Durante la menstruación (solo en caso de que quieras hacerla en el abdomen).
  • Infecciones de la piel y enfermedades.
  • Fiebre aguda.
  • Enfermedad de la tiroides y otros trastornos hormonales.
  • Todas las enfermedades crónicas.
  • Las enfermedades del corazón o marcapasos.
  • Las enfermedades autoinmunes, el VIH o el SIDA.
  • Alergia a materiales aplicados (por ejemplo a la cerámica).
  • Presión arterial alta o problemas de circulación.
  • Cualquier tipo de cáncer en cualquier momento de la vida.
  • Asma.
  • La trombosis venosa profunda, las venas varicosas, la tiroides...
  • Epilepsia.
  • Enfermedad hemorrágica, trauma o ruptura vascular.
  • Está embarazada o en periodo lactante.
  • Enfermedades infecciosas.
  • Inflamación de las venas, flebitis.
  • El colesterol alto o desequilibrado.
  • Enfermedad hepática o renal.
  • Tiene heridas y úlceras.
  • Se está tratando con antiinflamatorios, anticoagulantes, antibióticos.
  • Tener menos de 18 años.